Medicina tradicional china: Ventosaterapia

Captura de www.senado.gob.br

Tras las publicaciones sobre acupunturamoxibustión, hoy hablamos de la ventosaterapia.

Calor, siempre calor.

Al igual que en al moxibustión, la ventosaterapia también hace uso del calor para tratar los dolores. Es decir: cuando la ventosa ha sido ya colocada en nuestra piel, con una especie de vasito hueco, se elimina todo el aire que tenga ésta dentro introduciendo calor con un material ignisciente.

Así, el calor consiguie promover la libre circulación de la sangre y la energía, tratar la dolencia y hacer olvidar el frío o la humedad, reduciendo las inflamaciones musculares y estimulando el sistema inmunológico.

El uso de estas ventosas tiene miles de años, aunque ha ido evolucionando. Las primeras ventosas fueron de bambú, aunque ahora las más aplicadas son las ventosas de cristal. Su parecido a pequeñas tazas, a veces, hace que esta técnica se denomine “terapia de tazas chinas”.

Ventosaterapia

Las ventosas, previamente impregnadas en alcohol con un algodón, se colocan sobre la piel para someterlas al vacío de aire y que puedan succionar la piel. Una vez hecho esto, la ventosa se deja 10 minutos y, cuando la piel comienza a estar roja o morada por la congestión, se retira de la misma, arrastrándola hacia otro lugar y tratando de conservar el vacío.

La terapia tiene varias aplicaciones, como hemos dicho. La medicina china la ha utilizado para tratar, desde la Tos, hasta mordeduras de serpientes. Lo que está claro es que elimina toxinas de la piel y consigue movilizar el flujo de sangre. Es importante no usar la Ventosaterapia en zonas ulceradas de la piel o con fiebres altas.

zp8497586rq