Chinos romanos

Captura de www.cadenaser.com

Dos terceras partes de su ADN tienen un origen europeo y todos estos indicios hacen más creíble la teoría de que algunos de ellos descienden de una de las legiones perdidas del Imperio Romano.

Liqian

Un 56 por ciento. Ese es el porcentaje de origen caucásico que se les otorga en los genes a los habitantes de esta zona al noroeste de China. Más de la mitad de su ADN tiene, según un artículo en el diario británico The Telegraph, esta población que ‘linda’ con el desierto mongol del Gobi.

Las especulaciones sobre su origen no han hecho más que comenzar, aunque se juega con la impresión de que, en caso de ser todo esto cierto, los genes europeos podrían deberse a alguna de las legiones de soldados romanos desaparecidos durante la expansión que llevo a cabo el online casino Imperio en las zonas orinetales.

La legión perdida

Muchos son los libros que narran las historias del Imperio en la inmensidad de Asia. Según algunos de los escritos, Marco Aurelio fue el primero que envió una embajada que llegó a tener contacto con las gentes del lugar, allá por el año 166. Sin embargo, las expediciones más serias por los vastos terrenos asiáticos ya las comenzaría Craso medio siglo antes de Cristo, y las derrotas severas aun escuecen en los libros de historia.

Un equipo de arqueólogos ya planean excavaciones a lo largo de la antigua Ruta de la Seda, en busca de pruebas de las milicias romanas de la zona. El responsable del reciente Centro de Estudios Italianos de la Universidad de Lanzhou, Yuan Honggeng, explicó sus planes al periódico China Daily. “Esperamos probar la leyenda mediante la excavación y el descubrimiento de más pruebas de los primeros contactos de China con el Imperio Romano”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*