China a la caza del spam vía móvil

Foto de la página web www.china-cell-phone.usEn el ámbito de la tecnología y sus consecuencias en la vida social, pocas naciones exponen tantos puntos de interés como es el caso de China. En especial con respecto al choque de su idiosincrasia autónoma y grave, y la voluntad de apertura a ultranza, de Occidente. Si hacemos un análisis comparativo de China con respecto a otros países asiáticos similares, será posible identificar una serie de puntos que distinguen sobremanera al pueblo chino dentro de esa región del mundo.

Una muestra patente de lo anterior la tenemos en la reciente noticia acerca de las medidas que el gobierno chino piensa tomar para hacerle frente al spam que circula a través de teléfonos móviles. Conozcamos algunos detalles al respecto.

Cacería sin cuartel

Para China, el real valor de un desarrollo tecnológico no estriba en las ganancias que pueda dejar su comercialización, sino, más bien, en el posible beneficio, o en los problemas que pueda generar, indirectamente, como es el caso mencionado, a millones de personas que habitan en ese enorme país oriental. Una muestra de ello, la tenemos en lo siguiente: ante las grandes cantidades de spam que circulan en los teléfonos móviles chinos, el gobierno de aquella nación ha impuesto nuevos requerimientos a usuarios y centros de contratación, para adquirir líneas telefónicas de este tipo. De ahora en adelante, quien quiera hacerlo, o tan solo comprar una tarjeta SIM, deberá exhibir una identificación oficial.

Nuevas reglas

Esta iniciativa trae consigo varias consecuencias, por ejemplo, en China, quienes se dediquen a la distribución de tarjetas SIM no podrán hacerlo más, en tanto no se acostumbren a llevar un registro detallado de los datos de aquellos clientes interesados por adquirir una de estas tarjetas; además, las personas provenientes de otros países, si desean hacer el registro de su número telefónico en territorio chino, deberán exhibir su pasaporte o una identificación de similares alcances. Esta polémica iniciativa comenzó su validez el primero de septiembre, para los usuarios nuevos.

Algunas cifras manejadas por el gobierno chino, fundamentan esta estricta decisión. De acuerdo a sus mediciones, existen en ese país 800 millones de teléfonos móviles y únicamente el cuarenta por ciento de ellos cuenta con registro. El sesenta por ciento restante tendrá, como parte de esta disposición oficial, hasta 2013 para efectuar este registro, so riesgo de quedarse sin el servicio. Las multas para quienes vendan tarjetas SIM evadiendo estas novedosas normas alcanzarán hasta 5,000 yuanes (734 dólares).

zp8497586rq