Apuntes sobre cosmogonía china.- El huevo cósmico (II)

La donación de vida de P’an-Ku

Cuando el primer ser, P’an-Ku, escapo del huevo cósmico, de acuerdo a ciertas narraciones míticas chinas, al soportar sobre sí la separación entre cielo y tierra, murió. Entonces, cada parte de su cuerpo sirvió para dar lugar a las distintas manifestaciones del cosmos: de su aliento surgieron, el viento y las nubes; su voz se transformó en el estruendoso trueno; de un ojo suyo surgió el sol, y del otro la luna. Sus miembros se hicieron montañas, cinco en total; de la sangre de P’an-Ku brotaron los mares y ríos. Sus venas se convirtieron en las veredas que recorren hoy en día los viajeros y caminantes.

Las estrellas iridiscentes del firmamento brotaron de su cabellera lustrosa, y los arboles y flores germinaron del vello de su piel. Finalmente el sudor final de P’an-Ku dio lugar a la lluvia, y al rocío que perla los jardines de loto en el alba. (De tal modo que, en cierto sentido, todos somos parte de la donación del ser primero al universo. Y nosotros hacemos lo mismo al partir de la existencia: cada flor, ciertamente, nos sonríe agradecida, cuando la contemplamos. Por eso son tan bellas).

Las lágrimas del dios: nace lo humano

Otras versiones del mito del huevo cósmico chino, mencionan que de las lágrimas de P’an-Ku brotó el agua del planeta, y que del brillo de su mirada apareció el relámpago. Pero esta referencia apunta a una cierta continuidad de vida en la realidad material del espíritu de P’an-Ku, ya que en los primeros días del mundo, cuando P’an-Ku se sentía feliz, la luz del sol era más radiante, y cuando se llenaba de melancolía o enfado, oscuros nubarrones saturaban los cielos.

Al final y humildemente, de los piojos y las pulgas que agobiaban a P’an-Ku, brotaron los seres humanos. (Sin embargo, esta procedencia indigna no debe engañar a nadie: el primer ser P’an-Ku, se define por un sacrificio permanente, una ofrenda de sí, a favor de la generalidad de las cosas. En el caso del ser humano, su fuente, los parásitos, simbolizan una necesidad de tomar vida a pesar de todas las adversidades, ser a costa de lo que sea. En el tesón por la construcción social de lo instituido, y la voluntad por existir por encima de todo, son parte integral del talante del espíritu chino, desde siempre).

2 Comments

  • espero qe este bien esta informacion por qe si gracias al qe escribio esto el profesor CORNELIO G. DELGADO.
    me va a hacer lago malo como sacrme de su clase; reprobarme;o llamarle a mis papas;
    Asi qe espero qe este bien ok
    gracias;
    jjmd.;;♥

  • lili dice:

    me parece muy interesante la forma en que describen la creacion del mundo segun los chinos, aunque estaria bien que la complementaran para tener mas informacion

Comments are closed.